Corresponde indemnización por daño moral a la trabajadora que acreditó estar en condiciones para trabajar y no la incorporaron

En autos caratulados “AVALOS GLADIS MABEL C/ BANCO DE CORRIENTES S. A. S/ IND”, el Superior Tribunal de Justicia de la provincia de Corrientes revocó la sentencia de la Cámara que rechazó el daño moral reclamado por despido discriminatorio, confirmando lo dispuesto en primera instancia que admitió dicho rubro.

En el caso, el juez de primera instancia en juicio de amparo considero que la extinción del contrato de trabajo se fundó en razones de discriminación peyorativa, admitiendo el rubro indemnización de daño moral. La Cámara de Apelaciones Laboral de Corrientes no valoró al despido como tal argumentando que como la relación laboral estaba vigente, la actora debió haber procedido de acuerdo a los mecanismos legales para pedir la dación de tareas.

La actora se agravio sosteniendo que la Cámara sentenció de forma absurda y arbitraria porque desconoció lo ocurrido durante los seis años anteriores a su despido, en el cual el demandado le atribuyó una enfermedad mental de carácter grave y permanente, la cual aquella siempre negó.

Argumentó que el despido se fundó en razones de discriminación peyorativa en los términos de la Ley 23.592, ya que en el amparo se concluyó justamente que aquella no padecía tal enfermedad, sino que fue la demandada quién se la atribuyó. Sostuvo que se sometió a todo tipo de estudios para demostrarle al empleador que no se encontraba enferma, pero aún así fue despedida.

Así, la Alzada revocó el rubro de daño moral en la indemnización, impuso las costas en la alzada a la actora, las distribuyó en origen en un 70% al demandado y el 30% a la actora, y mantuvo la tasa de interés establecido para el capital admitido. Frente a ello, ambas partes interpusieron recursos de inaplicabilidad de ley ante el Superior Tribunal.

El Superior Tribunal sostuvo con un grado de certeza que el demandado realizó un obrar discriminatorio ya que la actora poseía un estado de salud apto para retomar las tareas, lo cual no sólo desconoció sino que además insistió en la imposibilidad de aquella y no acreditó alta laboral, contradiciendo la sentencia del juicio de amparo.

Fallo completo: